martes, 7 de diciembre de 2010

WikiLeaks: detrás del “escándalo sexual” contra Assange, una “colaboradora” cubana de la CIA

JEAN-GUY ALLARD / Granma

Detrás del pretendido escándalo sexual con el cual se intenta desacreditar al dueño del sitio web WikiLeaks, cuyas revelaciones siguen asustando el Departamento de Estado, se encuentra una "colaboradora" cubana de la CIA, vinculada a Carlos Alberto Montaner, que se hizo conocer en el pasado por su activismo "anticastrista".

Ardin se hizo conocer por su literatura vitriólica en sitios web financiados por la USAID.

Según los cables que reportan el asunto ocurrido en Suecia, Anna Ardin sería la "demandante oficial" de Assange con su amiga Sofía Wilden, quien fue supuestamente la primera en quejarse del "abuso" ante la policía.

La demanda, algo extraña pero aparentemente conforme a la legislación sueca, consiste en el delito de haber practicado sexo sin condón, y haber tenido dos encuentros amorosos en una misma semana con cada una de las presuntas víctimas.

Después de su salida de Cuba, Anna Ardin se hizo conocer por su literatura vitriólica en sitios web financiados por la USAID y controlados por la CIA, tales como Misceláneas de Cuba, propiedad del cubano Alexis Gainza Solenzal.

De colaboradora de Gainza y de la inteligencia USA, Ardin se metamorfoseó en "experta" en medios de comunicaciones suecos tales como Dagens Nyheter y SVT. Se convirtió luego en figura del gobernante partido Social-Demócrata.

En el 2007, fundó el club gay Queer-klubb Feber de Gotland, una isla sueca situada a 60 kilómetros de la costa, refugio de la llamada farándula.

Nacido en La Habana, Alexis Gainza, el mentor de Ardin, reside en Suecia desde 1991 (en Estocolmo, desde 1993) y se encontró un mercado lucrativo en el mundo escandinavo de la desinformación.

Tiene la franquicia para este territorio de la Unión Liberal Cubana del viejo agente Carlos Alberto Montaner, terrorista prófugo de la justicia cubana.

Gainza se vincula también a la alemana Sociedad Internacional para los Derechos Humanos, más conocida por sus siglas en alemán IGFM (Internationale Gesellschaft für Menschenrechte). Con conocidos lazos con la inteligencia alemana y norteamericana, la IGFM mantuvo en sus filas a ex nazis, tanto juristas como Ludwig Martin o ex militares como Dieter von Glahn.

El actual portavoz y presidente de la IGFM, Martin Lessenthin, colabora estrechamente con el partido golpista venezolano Primero Justicia, del terrorista Alejandro Peña Esclusa.

Primero Justicia es el socio principal en Venezuela del Instituto Republicano Internacional, organización de extrema derecha subsidiada a golpe de millones por la National Endowment for Democracy.

La noticia del supuesto escándalo de Assange apareció primero en la revista Newsweek, el 25 de agosto, a unos días de una filtración de documentos que afectó al Pentágono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario