martes, 26 de mayo de 2015

Tarjeta roja para Santos.

Y al Sr. Presidente no se sabe que bicho le picó. O le pusieron el plato servido y no le quedó mas remedio que comérselo. O decidió sacrificar a 26 colombianos para demostrar dureza.
Y en un juego criminal, permitió u ordenó el bombardeo a un campamento FARC...los resultados ? Bien, gracias, un favor a los militaristas, a los partidarios de una solución militar que en 60 años no han podido encontrar.
El bombardeo criminal a un campamento de una organización que había demostrado su voluntad de paz en una tregua unilateral, no puede entenderse como una paso por la paz.
Estos muertos le costarán a Santos más de lo que imagina.
Y la tarjeta roja no es de fútbol. Es de sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario